Desde el primer trimestre del año, han aumentado mucho las compras en línea de productos de alimentación y de otro tipo de sectores. Esto ha venido provocado por la pandemia, y de momento no parece que esta tendencia vaya a cambiar a corto plazo. Realmente no sabemos cómo será el comportamiento de los consumidores cuando podamos volver, no a la “nueva normalidad” por el covid-19, sino a una normalidad mucho más cercana a la época anterior.

Lo que sí parece bastante claro es que la logística última milla se ha convertido en un punto clave, y una estrategia de reparto que muchas más empresas deberán definir muy bien.

 

Claves de la Logística de la Última Milla.

Las compras online, en general, siguen en pleno crecimiento en todo el mundo y especialmente dentro de la Unión Europea. Muchas de las personas que se han visto obligadas a comprar en línea estas últimas semanas; algo que no habían hecho antes quizás por desconfianza, ahora estarán más acostumbradas y gran parte de ellas habrán perdido el miedo a lo desconocido.

Esto supondrá que el comercio electrónico habrá ganado nuevos clientes, y parece que esta tendencia ha llegado para quedarse. Esto está obligando a muchos ecommerce y empresas, que hasta el momento prácticamente no tenían ventas online, a adaptarse y atender a su nuevo negocio. Vender online no es simplemente programar una página web, porque la digitalización obliga a los empresarios a crear nuevas estrategias.

Una de esas estrategias a tener muy en cuenta, son la logística y el reparto de las mercancías que venden online. No sólo hablamos de mercancías tecnológicas (móviles, tablets…) o ropa, porque los supermercados, tanto los que pertenecen a grandes cadenas como los más pequeños, también han experimentado un gran incremento de sus pedidos en línea.

En alimentación, la logística última milla es un aspecto fundamental que debemos planificar muy bien. Es de vital importancia decidir muy bien con quién vamos a trabajar las entregas. La logística de última milla tiene sus particularidades, si además hablamos de empresas del sector de la alimentación, todavía debemos prestar más atención a la estrategia de distribución y con quién vamos a colaborar. El transporte de alimentos está sujeto a normas muy estrictas que debemos cumplir sin excepción.

 

Compras online y logística.

La logística de la última milla, también conocida como distribución capilar, comprende el último trayecto que existe entre la compra de un producto y la entrega directa al cliente final. Desde que un cliente hace una compra online, hasta que ésta le llega a su domicilio o el lugar definido para la entrega, pasan muchas cosas. Aquí nos encontramos con dos objetivos muy importantes:

  1. Entregar la mercancía lo más rápido posible
  2. Trabajar de forma muy eficiente para que el coste de las entregas no suponga un problema añadido

Ambos retos se podrán conseguir siempre que la empresa encargada del reparto esté a la altura. Para estar a la altura de las circunstancias, se precisan cuatro cosas principalmente:

  1. Mucha experiencia
  2. Personal cualificado
  3. Vehículos adaptados
  4. Tecnología avanzada

Cuando pensamos en la distribución capilar debemos entender que no nos referimos a un camión cargado de palés. Estamos hablando de vehículos que cruzarán zonas muy densas de coches, como pueden ser los centros de las ciudades más transitadas del país. Este tipo de entregas se realiza con más vehículos, más pequeños y también con más personal especializado.

 

Optimizar las entregas y la logística última milla.

Cuando hablamos de distribución capilar y entregas de corto recorrido, una de las cuestiones fundamentales es pensar en la optimización de las rutas. Para ello, deberá haber una coordinación perfecta entre todos los elementos que intervienen en la logística capilar. Cuando los repartos se llevan a cabo dentro de las ciudades, es necesario definir muy bien todas las rutas que vamos a seguir. Esto incluye valorar los horarios donde hay más tráfico (horas punta), y qué alternativas utilizaremos en cada caso.

Otro de los obstáculos que nos encontramos los especialistas en la logística de última milla son las obras, y también las calles cortadas por diversos motivos. Además del tráfico, también debemos prestar especial atención a los paquetes que vamos a transportar. Cambia mucho si la logística última milla es para alimentación, con vehículos especiales para el trasporte de alimentos a temperatura controlada, o si vamos a entregar productos tecnológicos; como teléfonos móviles, televisores, tablets, ordenadores, o accesorios de tecnología.

Dependiendo del tipo de mercancía que debamos entregar, podemos utilizar scooters o también bicicletas. Los vehículos de pequeño tamaño son de ayuda a la hora de sortear obstáculos y aparcamientos. Si las mercancías a repartir son las compras de los clientes de un supermercado, ya no podremos utilizar un scooter o una bicicleta, con total seguridad. Y estas entregas deberán llevarse a cabo con vehículos especiales para este tipo de reparto.

 

Condiciones de reparto.

Cada tienda online tiene sus condiciones de entrega y deberá cumplirlas con todos sus clientes. Para asegurarnos de que esas condiciones se cumplan en su totalidad, debemos trabajar con una empresa de distribución especializada. No nos referimos solamente a ser puntuales en el reparto, algo importantísimo, sino a que también debemos asegurar que las mercancías llegan en buenas condiciones. En los vehículos que se precisan en cada momento y que aseguren su conservación.

En Grupo T.I. estamos especializados en la logística última milla y también en el sector de la alimentación. Tenemos más de 20 años de experiencia en outsourcing de distribución, incorporando siempre la última tecnología y entendiendo que, la diferencia, la marcan las personas.

Formulario de Contacto

Consentimiento

12 + 1 =

Consultar tratamiento de datos personales